Se ha producido un error en este gadget.

X FECHAS

x orden alfabetico

ENLACES


          + vistas

          VARIOS


          Contador Gratis
          relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
          PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

          El Tribunal Supremo y el ahorro de combustible




          El más alto órgano del poder judicial en España ha hablado, y lo ha hecho negando una vez más la petición -realizada por la compañía Dvuelta y la plataforma Movimiento140- sobre la suspensión cautelar del Real Decreto 303/2011, de 4 de marzo, por el que se reducía la velocidad máxima en autopistas y autovías de 120 a 110 km/h. 

          Mientras tanto, el consumo de carburantes sigue descendiendo… desde 2008; eso sí: con medidas de corte fiscal, ayudadas por la situación económica que España está “disfrutando”.


          El principal fundamento legal en el que se basa el recurso presentado por Dvuelta y Movimiento140 es que la Ley de Seguridad Vial no contempla la modificación de los límites de velocidad por motivos de ahorro energético, que es el argumento utilizado por el Gobierno en la elaboración del citado Real Decreto 303/2011, de ahí que se pidiese en el recurso la suspensión cautelar, ahora rechazada por segunda vez.


          Sin embargo, el auto de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo no implica que la norma no pueda ser ilegal y, por tanto, invalidada; simplemente aduce que “la suspensión de disposiciones generales sólo debe acordarse con carácter restrictivo”, de ahí que no se resuelva a favor de la suspensión cautelar.

          ¿De qué manera nos puede afectar la posición del Supremo? Supongamos que somos multados por circular en una autovía a 119 km/h; teóricamente, pagamos la multa por la infracción cometida, y a otra cosa. Pero supongamos también que dentro de seis meses el Tribunal Supremo anula el Real Decreto 303/2011, así que… ¿qué debemos hacer? Pues según el órgano judicial, como “la hipotética declaración de nulidad de la norma impugnada afectaría, en su caso, a los expedientes administrativos sancionadores o a los procedimientos penales que se hubieran podido incoar en aplicación de la misma”, no queda otra que recurrir todas las sanciones que recibamos basadas en la normativa puesta en cuestión, por si acaso.

          Una vez más, el Estado en estado puro: en lugar de trabajar para el ciudadano, lo maltrata obligándolo a luchar contra la Administración. Gracias, pues, Tribunal Supremo, por no tomar medidas cautelares que nos eviten esa lucha y reconocer con todo desparpajo que “es verdad

           

          que la sentencia que se dicte inevitablemente será posterior al fin de la vigencia de la norma impugnada”.

          Porque, además, cualquier persona sensata sabe que el resultado de las medidas ahorradoras del Gobierno es ripio (prácticamente todos los análisis de aquellos que opinaron al respecto concluyeron en un rango de entre el 1 y el 2%), lo que hace más doloroso aún el que tengamos gobernantes cuyo objetivo primordial parece ser el de fastidiar al gobernado. 

          Y eso sin entrar en asuntos mucho más serios como el de la siniestralidad, que apenas ha variado según los propios datos de la Dirección General de Tráfico.

          Otrosí: las medidas que sí han tenido efectos ahorradores son las fiscales, porque no hay que olvidar -por ejemplo- que los impuestos especiales para el gasóleo de automoción subieron en 2009 con respecto a 2008 un 10,43% y para la gasolina 95 un 7,80%.

          Otrosí: que a nadie tampoco se le olvide que a estos impuestos hay que sumar el llamado “céntimo sanitario” (de dudosa base legal, según la Unión Europea), y al total (precio del carburante incluido), añadir el IVA, que desde el verano pasado tiene un tipo fijado en el 18%. 

          Así tenemos el precio de los carburantes que tenemos, y no solamente por culpa del precio del barril de petróleo, lo que nos ha llevado a descensos continuos en el consumo de combustibles para automoción desde el año 2008 (datos de CORES):


          Otrosí: ¿Quieren conocer el resultado de la política fiscal del Estado respecto al automóvil? Deseo concedido: según ANFAC, es ésta:


          Otrosí: quizá tanta cifra le parezca al lector (ojalá lectores, y muchos) demasiado abrumadora o incluso lejana, pero son las cifras de la real y difícil situación económica de España; situación que se traduce en que gracias a esos gobernantes nuestro país tiene una deuda pública de más de 800.000 millones de euros. 

          Compartida con los otros 46 millones de españoles, a usted le toca: 17.319 euros.Sentimos haberle fastidiado el día.


          El Tribunal Supremo y el ahorro de combustible

          Leer más...

          La UE quiere que el litro del gasóleo en España sea ocho céntimos más caro






          A perro flaco, todo son pulgas, y en estos tiempos de crisis una medida muy socorrida por parte de los que dirigen nuestros destinos es exprimir (aún más) al conductor y al ciudadano de a pie en general. 


          La Comisión Europea acaba de presentar una propuesta para subir los impuestos mínimos del gasóleo, argumentando que el diésel es energéticamente más eficaz que la gasolina y, por tanto, produce más emisiones de CO2 por litro consumido, como ya hablamos cuando comentamos el tema del Impuesto de Matriculación y diésel.

          La medida se enmarcaría en el ámbito de las emisiones de CO2, buscando penalizar estas de una forma más directa, y que recaiga directamente en quien más contamina (incluso a título individual), intentando así rebajar las emisiones contaminantes totales. 


          Al estar los impuestos que se pagan por cada litro de gasóleo en España por debajo del mínimo impositivo propuesto, esto supondría en la práctica que los impuestos que gravan ellitro de diésel se aumentarían en unos 8 céntimos más por litro hasta el año 2018.


          Por el momento la medida no se ha aprobado y es tan sólo una propuesta, pero si los veintisiete estados de la Unión Europea la aprueban por unanimidad, ya que afecta a la fiscalidad, podríamos ver cómo a partir de 2013 el mínimo impositivo del gasoil aumenta de los 331 euros cada mil litros hasta los 412 euros.


          Como España no llega actualmente a este umbral mínimo, tendría que elevarlo progresivamente hasta el año 2018 durante cinco años. Esto supondria un aumento de alrededor de 8 céntimos por litro de gasoil (únicamente en impuestos), mientras que la gasolina se quedaría igual en cuestiones impositivas (359 euros cada mil litros).



          La medida, sin duda, sería muy polémica y afectaría a la economía española en su conjunto. No sólo a nuestros bolsillos cada vez que fuésemos a repostar gasoil en la estación de servicio, sino que probablemente los precios de casi todos los productos (incluidos algunos de necesidad básica, como los alimentos) se encarecerían a consecuencia de este aumento en los precios de combustible. No hemos de olvidarnos la enorme dependencia del transporte (sobre todo el transporte por carretera) con el gasóleo.


          Y esto, además, supondría un grave impacto en la recuperación económica de un país que pasa por dificultades a consecuencia de una crisis a la que no se le ve el final, con un parque de turismos que es en su absoluta mayoría movido a gasóleo, y un transporte que depende también en su mayor parte de la carretera.


          ¿No hubiera sido este un buen momento para promover la tecnología híbrida y eléctrica e intentar acelerar su adopción, creando las infraestructuras necesarias para que los consumidores comiencen a ver esta opción como una alternativa real a la vez que poniendo a la industria europea a la cabeza en este campo y teniendo la oportunidad de crear futuro y nuevos puestos de trabajo?


          Fuente: El Mundo
          Leer más...

          Orense albergará una fábrica de vehículos eléctricos



          X-EV Xero Technology


          La decidida apuesta del actual Gobierno español por convertir a España en uno de los países líderes en la movilidad eléctrica parece que da algunos frutos. Hace unas semanas se anunció la primera tirada de furgonetas Mercedes Vito E-cell eléctricas fabricadas en Vitoria, a lo largo de 2011 comenzará la producción del Renault Twizy en Valladolid y ahora hemos conocido que una empresa británica se instalará en Galicia para fabricar sus propios coches eléctricos.


          La compañía se denomina Xero Techonology y ya hace tiempo que se dedica a fabricar scooters y bicicletas eléctricas. La ciudad que han elegido para instalar su fábrica es Orense, debido a su proximidad con el puerto de Vigo y al fuerte apoyo que ha recibido de la Administración gallega. 


          La Xunta de Galicia aportará 11 millones de euros para lmplantación de Xero a través del Plan Impulsa, a los que se sumarán 26 millones de euros de inversión del propio fabricante.



          X-EV Xero Technology


          Cuando esté funcionando, la fábrica generará 1.030 empleos, suponemos que directos. De momento no se han ofrecido detalles del coche que fabricarán, pero en la presentación han adelantado que será un pequeño urbano eléctrico de tres plazas, con una autonomía de unos 100 km. 


          El precio de venta partirá de 18.000 euros más IVA, considerablemente inferior a los cerca de 30.000 euros que cuesta el Th!nk City en España.


          Como siempre ocurre en estos casos, todo el mundo es optimista sobre esta aventura. En 2011 van a crear ya cerca de 50 puestos de trabajo, que irán aumentando paulatinamente hasta llegar a los 1.030 empleados a finales de 2012. Apuntan a que la fábrica creará un tramado de empresas auxiliares que en total podrían aportar empleos indirectos hasta 4.000 puestos de trabajo totales antes de 2015.


          X-EV Xero Technology


          Echando un vistazo a la web del fabricante, he visto que hace poco han creado un apartado especial sobre el vehículo X-EV, un zapato eléctrico que de momento sólo existe en forma de recreaciones por ordenador. Describen buena parte de la mecánica del coche, pero acerca de la motorización eléctrica apenas dan detalles. Tan sólo conocemos la autonomía de 200 km y que sus baterías se recargarán en 2 horas.


          En la propia web también se puede ver que buscan inversores para la fabricación de este X-EV, por lo que puede que aún estén pendientes de algún tipo de financiación para consolidar su proyecto. También cabe la posibilidad de que este modelo no sea el que se fabrique en Orense, ya que la información al respecto es escasa. 




          De todas formas, todo parece bastante serio así que, si todo va bien, en unos pocos meses aparecerán los primeros prototipos de este pequeño urbano eléctrico, cuya versión de producción debería llegar en 2012.





          Orense albergará una fábrica de vehículos eléctricos



          Leer más...