150 ultimas

X FECHAS

x orden alfabetico

ENLACES


          + vistas

          VARIOS


          Contador Gratis
          relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
          PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

          Demuestran los beneficios ecológicos de las baterías de litio-ion para coches eléctricos



          Los beneficios ambientales de la propulsión de coches eléctricos mediante baterías de litio-ion han demostrado ser mayores a lo esperado, de acuerdo a una investigación desarrollada por especialistas del centro de investigación suizo Empa. De esta manera, ahora es posible comparar con datos más certeros el impacto ambiental de este tipo de propulsión alternativa con relación al registrado por los motores que emplean combustibles fósiles. Por Pablo Javier Piacente.
          Demuestran los beneficios ecológicos de las baterías de litio-ion para coches eléctricos
          Un equipo de ingenieros y científicos del centro de investigación suizo Empa ha avanzado en la medición de la huella ecológica de los coches eléctricos propulsados mediante baterías de litio-ion, un dato que hasta el momento resultaba complejo de hallar e impedía la comparación entre los beneficios ambientales de este tipo de propulsión y la convencional mediante combustibles fósiles. De acuerdo a esta investigación, el resultado es mejor de lo esperado en cuanto a las ventajas ecológicas de la propulsión eléctrica a través de baterías de litio-ion.

          No ha sido una tarea fácil hasta el momento comparar los efectos ambientales de las baterías de litio-ion empleadas en coches eléctricos con los causados por los automóviles alimentados de manera convencional. Es por eso que esta investigación suiza podría tener un alto impacto y un gran potencial de aplicaciones.

          Hasta hoy no se conocía con exactitud el grado en que la fabricación, uso y disposición de las baterías usadas para almacenar la energía eléctrica necesaria para los vehículos era perjudicial para el medio ambiente. Ahora, por primera vez, un equipo de científicos de Empa parece haber obtenido una detallada evaluación del ciclo de vida y del comportamiento ecológico de las baterías de litio-ion.

          El tamaño de la huella ambiental de un vehículo depende directamente de las fuentes de energía que se utilizan como combustible para ese rodado. De acuerdo a los resultados de la investigación, las baterías de litio-ion presentarían en todo su ciclo de vida un efecto limitado sobre la contaminación causada por los vehículos eléctricos, cuando muchos especialistas sostenían que la fabricación de estas baterías podría anular las ventajas ecológicas de la propulsión eléctrica.

          Condiciones de las baterías de litio-ion

          Las baterías de litio-ion parecen indiscutibles en cuanto a efectividad, imponiéndose sobre otras alternativas como las de plomo-ácido o las de níquel-metal-hidruro (NiMH) por su carácter más liviano, su mayor capacidad de almacenamiento de energía, su durabilidad y su seguridad, entre otras cuestiones. Sin embargo, hasta el momento se conocía poco sobre su impacto ambiental.

          Los cálculos realizados por los investigadores de Empa para medir la huella ecológica de los coches eléctricos equipados con baterías de litio-ion han teniendo en cuenta todos los factores posibles, desde los relacionados con la producción de las baterías hasta su colocación en los coches, pasando por su comportamiento en la operación del vehículo durante su vida útil y la eliminación de los restos, entre otros puntos.

          Los resultados del trabajo fueron publicados en una 
          nota de prensa de Empa, aunque también se difundieron a través de un artículo en la publicación especializada Environmental Science & Technology. Además, el portal Science Daily también reprodujo la noticia original.

          Para establecer el análisis y la comparación se emplearon vehículos eléctricos equivalentes en tamaño y rendimiento a un Volkswagen Golf, mientras que por otro lado se utilizaron coches de último modelo con motor de gasolina, preparados para cumplir la normativa de emisiones Euro 5.

          El estudio demuestra que los coches eléctricos que emplean baterías de litio-ion presentan una carga ambiental mucho menor con respecto a los que se propulsan de manera convencional. Asimismo, como máximo un 15 por ciento de la carga ambiental total se puede atribuir a las baterías, incluyendo su fabricación, mantenimiento y eliminación.

          Fuentes energéticas alternativas

          La mitad de esta cifra, es decir alrededor de un 7,5 por ciento de la carga ambiental total, se produce durante el refinado y la fabricación de materias primas empleadas en la batería, como por ejemplo el cobre y el aluminio. Al mismo tiempo, la producción del litio utilizado es responsable de solamente el 2,3 por ciento del impacto ambiental total.

          Sin embargo, la huella ecológica de los 
          vehículos eléctricos se incrementa a lo largo del tiempo, considerando una vida útil estimada de 150.000 kilómetros. El mayor impacto ecológico se debe a la recarga periódica de la batería, es decir al combustible que requiere el rodado para poder funcionar.

          Cuando la electricidad proviene de una mezcla de plantas atómicas, térmicas de carbón e hidroeléctricas, como es habitual en Europa, se genera tres veces más contaminación que al utilizar otras opciones energéticas. La conclusión es que vale la pena considerar fuentes alternativas de energía.

          Si la electricidad es generada exclusivamente por centrales térmicas de carbón, por ejemplo, el impacto ecológico se incrementa en un 13 por ciento. Cuando la fuente es puramente hidroeléctrica, por el contrario, la huella ecológica disminuye en no menos del 40 por ciento.

          Las conclusiones elaboradas por el equipo suizo indican que los coches con motor de gasolina deben consumir entre tres y cuatro litros de combustible cada 100 kilómetros para ser tan ecológicos como los vehículos eléctricos estudiados, cuando en realidad los mejores promedios registrados por los coches convencionales en el estudio se ubicaron en los 5,2 litros de combustible cada 100 kilómetros.
          Leer más...

          Recordemos cuánto cuesta un litro de combustible en la Unión Europea



          Ahora que parece se ha puesto de moda nuevamente la “homologación con Europa”, al menos en asuntos tributarios, se nos ha ocurrido buscar información sobre los precios de los combustibles para automoción a lo largo de los 27 países de la Unión Europea. Dicha información, obtenida principalmente del Observatorio del Mercado de la Energía de la Comisión Europea (en inglés), muestra lo difícil que es unificar las distintas políticas nacionales en materia de los citados precios. Pero, sobre todo, deja ver que el sector automovilístico es un goloso pastel en el que hincar el diente fiscal; los datos -a fecha del pasado 23 de agosto- son explícitos y, además, dejan helado a cualquiera…
          1. Los precios de venta más altos con impuestos
          Si vive usted en Grecia o en el Reino Unido sabe de lo que hablamos, ya que estos dos países son en los que se encuentran los combustibles más comunes con los precios más altos. Grecia, Países Bajos y Finlandia se llevan la palma en la gasolina 95; España ocuparía el vigésimo lugar, aunque siempre se puede considerar una mudanza a Bulgaria, país que comparte frontera con Grecia pero que vende la gasolina unos 0,46 €/l más barata. Respecto al gasóleo de automoción, Reino Unido (con diferencia), Grecia y Suecia lideran esta cara clasificación, quedando España en la posición 19; Bulgaria repite como país más barato.
          2. Los precios de venta más altos sin impuestos
          Políticas comerciales, insularidad o ausencia de refinerías afectan en mayor o menor medida a estos precios. Así, Malta, Dinamarca e Italia tienen los precios más altos de gasolina 95; España se clasifica en decimotercera posición y Suecia en la última. Grecia, Portugal y República Checa son los países con el precio del gasóleo de automoción más alto y Bulgaria se asoma de nuevo en la cola; España, duodécima.
          3. Impuestos
          Según la Comisión Europea, que de esto seguro sabe mucho, Países Bajos, Suecia y Reino Unido aplican la mayor carga fiscal sobre la gasolina 95: se paga un impuesto que supone más de 1,8 veces el precio del combustible; Chipre es el país menos voraz, y en España nos quedamos en el puesto 22. En Reino Unido (una vez más), Suecia y Alemania es donde se tributa más por el gasóleo de automoción. En Lituania ocurre justo lo contrario, y España repite en la posición 22.
          Queda hacerse una pregunta: ¿merecemos los conductores semejante carga fiscal?
          Elaboración propia con datos de la Comisión Europea
          Leer más...